Chocolate y vino: La clave perfecta y más deliciosa para retrasar el envejecimiento

Si eres amante del vino tinto y el chocolate, entonces estas de suerte. La unión de estas dos exquisiteces puede ahorrarte unas cuantas arrugas.

La mezcla de vino y chocolate son fundamentales para luchar contra el envejecimiento de la piel. En ambos productos podemos encontrar unos compuestos llamados flavonoides, que se caracterizan por sus efectos antiinflamatorios y antioxidantes.

El resultado que todos hemos estado buscando: Comer chocolate y beber vino para mantenernos jóvenes. No hay mejor remedio sobre la tierra.

Según un estudio entre las universidades Exeter y Brighton, pudieron lograr que células envejecidas lucieran y se comportaran como jóvenes al exponerlas a químicos que están naturalmente en el chocolate y el vino tinto. Durante el experimento, aplicaron sustancias llamadas análogas de reversión, un químico naturalmente hallado en el chocolate oscuro, las uvas rojas y arándanos.

La combinación perfecta

Consumir vino y chocolate (siempre en cantidades justas) nos puede reportar muchos beneficios positivos en nuestra salud, como:

  1. Tomar chocolate
    – Hace que nuestra sangre fluya mejor gracias a sus antioxidantes naturales.
    – Puede servir como estimulante natural; ya que contiene una sustancia similar a la cafeína que se llama teobromina.
    – Nos ayuda a estar ‘felices’ porque estimula la serotonina, conocida como la hormona de la felicidad.
    – Disminuye la presión arterial gracias a ciertas sustancias que relajan las arterias.
  2. Beber vino
    -Si lo consumimos de forma responsable mejora la función cognitiva.
    – Es una gran defensa contra las bacterias bucales.
    – Una copa al día nos ayuda a generar ‘colesterol bueno’ y previene afecciones cardiovasculares.
    – Más sano que la cerveza, ya que los aficionados al vino suelen comprar comidas más sanas para acompañar al jugo de uva; o al menos eso dicen desde el British Medical Journal.

Esto es casi mágico actúa en nuestros genes, específicamente unos conocidos como factores de empalme, que se desactivan progresivamente a medida que envejecemos. Con el chocolate negro y el vino tinto, el proceso se reversa y vuelven a activarse. Y lo mejor de todo es que los efectos no son visibles en meses ni en años; ¡sino en horas!

Pero no solo nos centremos en los beneficios a la vanidad que nos trae este descubrimiento. Los científicos esperan que este avance ayude a las personas a envejecer sin tantos problemas degenerativos asociados a la edad. Las personas mayores son más susceptibles a enfermarse porque sus tejidos acumulan unas células llamadas senescentes; pero que la edad las han vuelto defectuosas, por lo cual se mantienen vivas pero no funcionan como deberían.

A la hora de unir estas dos delicias, debemos pensar en qué tipo de chocolate puede ofrecernos más ventajas a la hora de consumir estos dos productos juntos.

Si optamos por bombonería o chocolates con gran contenido en grasa, debemos maridarlo con un vino seco; que nos proporcionará una sensación totalmente placentera en nuestra boca. Pero si queremos comer chocolate negro (habitualmente con gran porcentaje de cacao) podríamos acompañarlo de cava o Champagne; el contraste de sabores se fundirá en nuestro paladar muy lentamente.

Sabiendo todo esto ya podemos preparar un buen aperitivo donde no falte, ni el dulce chocolate, ni el sabroso vino.

Reply