Tuvo cáncer al inicio de su embarazo, le dijo NO lo quiso interrumpir y salvó ambas vidas

Ella eligió la vida. Se sometió a un tratamiento de alto riesgo y hoy puede abrazar a su hija.

Con 32 años, se enfrentó a uno de los mayores dilemas que una mujer puede vivir. Su decisión fue lo más valiente posible.

Le diagnosticaron cáncer de seno cuando tenía dos meses de embarazo y el médico le recomendó que perdiera el bebé. Ella se negó y optó por un tratamiento en riesgo,

‘Bia \,así la llaman sus amigos y familiares, ella tenia un hijo de 11 años, Matheus, y otro hijo de 2 años, Daniel. Cuando su hijo menor tenía solo 7 meses, sabía que sería madre por tercera vez.

El médico le dijo que había varias complicaciones con el cáncer de seno y en el embarazo, por lo que le dijo que perdiera a la pequeña Luise.

“Si no hubiera estado embarazada, no me habría enterado a tiempo, y cuando lo hiciera, sería una metástasis”, dijo Bia.

Ese día, cuando estaba dándole pecho al pequeño Daniel estaba de repente se quito y no quiso continuar. “Estaba preocupada, sentí mi pecho para ver si todavía salía leche y sentí una pequeño bulto”, dijo Bia. Justo al día siguiente después de que se hizo una mamografía y luego una biopsia, sus temores se volvieron reales.

“Creo en la vida y el amor. Nunca lo sacrificaría para salvarme … No tenía derecho a hacerlo. Vivíamos juntos o moríamos juntas. Luché por los das y sobreviví”, concluyó.

La abuela de Bia tenía el mismo cáncer a los 36 años y falleció  solo tres años después del diagnóstico. Debido a su historia familiar

Su tratamiento

Resultado de imagen para Tuvo cáncer al inicio de su embarazo, le dijo NO al aborto y salvó ambas vidas

Su embarazo le prohibieron tomaro antibióticos. “Me operaron completamente el pecho, los músculos, los nervios y vacié la axila. No tomé medicamentos fuertes “

En las sesiones de quimioterapia, no sintió náuseas, dijo que le dieron más fuerza “Sabía que estaba luchando por los dos y que necesitaba estar bien.

Hoy, su hija tiene casi un año y tiene una salud excelente. Bia tiene 32 años y ya no tiene cáncer, su cabello le creció y comenzó la terapia hormonal para evitar que su cuerpo genere hormonas que desencadenen una nueva enfermedad. “Tenía cáncer, pero él nunca me tuvo”, celebra.

Reply