La abstinencia te hace más enojona y menos inteligente

Las relaciones s3xuales son parte de la naturaleza de todo ser humano y, por supuesto, influencian el estado emocional de las personas.

La realidad es que aunque muchos dicen que las relaciones s3xuales no afectan la salud, las pruebas y los expertos dicen lo contrario. Bueno, hoy gracias a un artículo en El País, quedó claro que la abstinencia s3xual te hace sentir más enojado y menos inteligente. ¿Será? La verdad es que la ausencia de s3xo no tiene por qué ser un problema.

Es decir, cuando las personas deciden no tener relaciones s3xuales por voluntad y no por ningún problema que lo impida, no hay porque sufrir las consecuencias. Cuando el cuerpo no tiene actividad s3xual, no tiene que ser completamente negativo. Especialmente en personas que nunca han tenido intimidad.

Pero para las personas que inesperadamente han detenido su actividad s3xual, puede tener efectos secundarios a nivel mental. Esto lo explica la sexóloga clínica Francisca Molero, quien también es codirectora del Instituto de Serología de Barcelona Molero.

Hay muchos estudios que argumentan por qué el estrés, incluida la carga de trabajo, la falta de sueño e incluso los cambios en las dietas. Pero también el cambio repentino en las relaciones s3xuales.

“La tendencia fisiológica natural siempre compensaría a nuestro cuerpo si estamos equivocados y nuestro nivel de dopamina o serotonina disminuye, ha bloqueado el sistema descompensado, debe recurrir a un mecanismo natural como el s3xo para intentar desbloquear la situación, pero no lo hacemos de forma espontánea. De las condiciones sociales, morales y culturales que dicen que esto no está bien.

“Es un ejemplo de cómo la visión de nuestra salud y la influencia de la cultura a veces nos pueden bloquear cuando resolvemos nuestros problemas de salud”, explica Molero.

Cuanto menos s3xo, más agresividad.

Esto fue lo que definieron los expertos después de haber realizado un estudio durante 18 años, donde analizaron más de 66 culturas diferentes en todo el mundo. En particular, la tesis doctoral publicada en el libro Sed skin, que trata sobre la salud s3xual y su relación con la agresividad, afirma que:

“Las sociedades más agresivas son las más abstinentes o reprimidas. Toda cultura tiene necesidad de contacto. En las sociedad donde lo femenino es lo prioritario y donde la figura del padre o marido no existe, como en el pueblo Na de China, la moral s3xual es flexible y la actividad es intensa, suele coincidir con culturas muy pacíficas, mientras que las culturas patriarcales como algunas tribus de Nueva Guinea, donde el 30% de los hombres mueren en acto bélico, son más agresivas y a la vez tienen una moral sexual más represiva”, explica el autor. Esa agresividad motivada por la abstinencia también se puede expresar en sociedades como la nuestra.

“Puede haberla si la abstinencia se debe a una ausencia no relajada ni libremente tomada. La s3xualidad es un valor, una oportunidad, una capacidad y un instrumento rehabilitador y generador de bienestar, pero no es una obligación. Pero si una persona no tiene relaciones sexuales desde una óptica del pecado o por una disfunción, enfermedad o incapacidad, o porque se ve feo, entonces se crea un problema”, explica el autor Lucas.

¿la inteligencia?

Seguramente, te parece hasta absurda esta relación, también lo pensé. Pero, resulta que cuando el ser humano se encuentra en un estado de descanso, la capacidad intelectual es mucho mejor:

“Es algo que antes los hombres lo sabían, pero ahora se les ha olvidado un poco. Antes utilizaban las relaciones s3xuales para dormir y relajarse. Ahora el estrés lo puede todo, y la gente no ve los remedios fisiológicos que tiene nuestro propio cuerpo, sino que los desechan. Oír a nuestro cuerpo a veces nos puede ayudar, como por ejemplo en el caso de recurrir a la actividad s3xual para dormir mejor”, explica Molero.

Reply