El estado de ánimo de un padre impacta en el desarrollo intelectual de los hijos

Un padre malhumorado en la mayoría de las veces refleja no sólo la falta de control de sus emociones; también genera un efecto negativo en el desarrollo cognitivo y emocional de sus hijos.

Aunque este comportamiento es más común en hombres, es tan perjudicial si es realizado por madres. Y peor aún si aparece en ambos.

El mal humor y la ira pueden ser muy peligrosos para la familia.

Cuando uno de los padres tiene mal humor o no controla su ira, tiene un impacto directo en la familia. En el caso de la madre, los niños son casi siempre los que impregnan el abuso verbal, pero cuando se trata del mal humor del padre, las cosas adquieren una dimensión mayor, porque los brotes de ira suelen ir acompañados de violencia física y abuso mental.

No puedo pensar en ninguna necesidad en la infancia tan fuerte como la necesidad de la protección de un padre”.

La etapa de mayor vulnerabilidad de los niños frente a este tipo de comportamiento ocupa el rango de edad de cero a tres años.

Pero, ojo: eso no significa que, si son mayores, no se sienten afectados. El mal humor de un padre generalmente se traduce en un sentimiento de culpa en los niños.

Esto significa que los niños pueden sentirse responsables de la falta de control emocional de sus padres.

La incertidumbre
Un niño que ha vivido constantemente escuchando gritos y descalificaciones, no puede sentirse seguro para expresarse o hacer algo con libre albedrío, siempre tendrá miedo de cometer un error y ser reprendido.

Necesitad de Tranquilidad

Ningún niño debe pasar su infancia temiendo la relación de sus padres o las discusiones entre ellos. Los niños necesitan un ambiente tranquilo donde puedan sentirse seguros y protegidos del mundo exterior.

El estrés

El mal humor en casa hace que todas las cosas estén tensas, la confianza disminuye y hay más tensión entre todos. Un niño estresado no puede dormir bien, llora, tiene problemas para controlar sus esfínteres, tiene problemas con la comida y a veces manifiesta temores nocturnos.

El dolor

Una de las primeras señales de que algo anda mal con un niño es la ausencia de felicidad. Si se lo preguntas, el niño dirá que sus padres están enojados con él o lo traducirán a “nadie me quiere”.

Problemas de lenguaje

Este tipo de dificultad se desarrolla cuando los padres gritan mucho y no pueden tener conversaciones saludables donde todos puedan expresarse abiertamente.

Problemas para dominar tus emociones

Los niños que han vivido con el ejemplo de alguien que no sabe cómo controlar sus emociones tratarán de repetir los mismos comportamientos.

Bajo rendimiento académico

El hecho de que las calificaciones de un niño empiecen a caer puede ser una consecuencia multifactorial donde la ansiedad, el estrés o la incertidumbre son factores que uno debe considerar seriamente

Problemas para socializar

Posiblemente llamadas de atención por cuestiones disciplinarias, agresividad o peleas con otros niños. Posiblemente también algunas faltas de respeto a profesores.

Identificar lo que te pasa

Problemas en el trabajo, problemas familiares, frustraciones; Sea lo que sea, identifíquelo, entonces sabrá cómo solucionar y resolver su incomodidad.

Reply