Viaja con tu mamá ahora que eres adulta, aunque sea una vez al año.

No recuerdo cuándo fue la última vez que viajé con mi mamá y siendo sincera jamás lo he hecho solo con ella y es algo que tengo en mi lista de pendientes.

Para muchos de nosotros, viajar es un lujo y cuando tenemos tiempo para hacerlo casi siempre vamos con nuestros cónyuges e hijos, pero hay muchas razones por las que deberíamos darnos la oportunidad y el momento de hacerlo con nuestra madre ahora
ahora que somos. Adultas

Hará más fuerte su relación.

Si tu madre vive lejos y no la ves tan a menudo, un viaje te ayudará a conectarte de nuevo a niveles más profundos, no se distraerán, tendrán todo el tiempo para disfrutar y conocer más la una de la otra . Además, los recuerdos que tendrán serán inolvidables.

Conocer a tu mamá siendo adultas es una de las experiencias más bonitas

Diferentes para ambas. Ahora no tiene que cuidarte como lo hacías antes, así puedes conocer su lado libre, decirte cosas de las que nunca han hablado y saber qué hizo tu mamá antes de ser madre.

Un viaje te dará más razones para amarla

No importa cómo sea tu madre, hay cosas que te hacen reír a carcajadas, de ella o cuando es tan despistada que se pierde en algún lugar. Es un momento perfecto.

Te darás cuenta que te ama aún más desde que eras niña.

Por que no, te dirá que no te acomparañara a conocer lugares extraños, incluso si se siente cansada, puedes comerte el último helado y te tomaría mil fotos porque élla sabe que te hace feliz, e incluso si eres , adulta te seguirá cuidándo.

Lo bonito de ir descubriendo a tu mamá en cada etapa no importa en qué circunstancia se encuentren, siempre te hará sentir amada y segura.

Viajar solo con ella, con tus hermanos, nietos o sin ellos, será diferente cada vez, pero no debes perder la oportunidad de conocer un nuevo lugar solo las dos.

Reply