Madre sustituta escuchó a doctor jadear después de dar a luz, miró hacia abajo y quedó helada

Los maridos Kevin y Nicole Barattini soñaban con formar una familia juntos, pero después de muchos intentos fallidos de intentar tener un bebé, sabían que algo andaba mal.

Todo cambió después de una visita al médico.

Después de años de intentar quedar embarazada, Kevin y Nicole sabían que no sería fácil lograr este sueño.

Sin resultados positivos, parecía que su sueño de formar una familia nunca sería una realidad. Pero un día sucedió algo completamente inesperado y sus vidas cambiaron para siempre.

Cuando Lianna se enteró de que sus amigos Nicole y Kevin Barattini no podían concebir, se ofreció a actuar como madre sustituta. Lianna decidió hacer este acto desinteresado para ayudar a la pareja a realizar sus sueños de formar una familia

. Esto sería muy diferente de buscar un sustituto a través de un tercero, ya que esto requeriría alejarse el uno del otro hasta el nacimiento.

Mantener contacto regular permitió a las parejas asistir juntas a todas las citas médicas y monitorear el desarrollo del embarazo.

Su obstetra, el Dr. Richard Klein, incluso tomó exámenes de rutina y los describió como “muy divertidos”. En lugar de tener dos padres entusiastas con el recién nacido, había cuatro personas en la sala que compartieron toda su alegría y oraciones por un bebé sano.

En julio de 2016, las dos parejas llegaron al evento más importante, donde confirmarían si el embrión había sido fertilizado con éxito.

En este caso, las parejas que tienen una amistad íntima pueden estar informadas todo el tiempo y estar allí en cada paso del camino.

Los Barattinis se casaron en 2010 y se establecieron en Smithton, Nueva York, donde esperaban formar una familia juntos.

Después de casarse, la pareja trató desesperadamente de quedar embarazada durante años, pero no tuvo suerte. Después de visitar a varios especialistas para averiguar cuál era el problema, se les informó que había problemas con la salud de Nicole que le impedían quedar embarazada.

Con la esperanza de que esto no afectara sus posibilidades, más tarde se les dio una predicción que arruinaría todos sus sueños de formar una familia.

Una enorme camada

Cuando Lianna quedó embarazada de nuevo, ella no estaba buscando agregar a su familia un sexto hijo.

De hecho, este iba a ser un embarazo completamente diferente, ya que el niño que ahora llevaba en su vientre no era suyo en absoluto.

Cuando Lianna se enteró de que sus amigos Nicole y Kevin Barattini no podían concebir, se ofreció a actuar como madre sustituta. Lianna decidió hacer este acto desinteresado para ayudar a la pareja a realizar sus sueños de formar una familia.

Esto sería muy diferente de buscar un sustituto a través de un tercero, ya que esto requeriría alejarse el uno del otro hasta el nacimiento.

En este caso, las parejas que tienen una amistad íntima pueden estar informadas todo el tiempo y estar allí en cada paso del camino.

En lugar de tener dos padres entusiastas con el recién nacido, había cuatro personas en la sala que compartieron toda su alegría y oraciones por un bebé sano. En julio de 2016, las dos parejas llegaron al evento más importante, donde confirmarían si el embrión había sido fertilizado con éxito.

Después de visitar a varios especialistas para averiguar cuál era el problema, se les informó que había problemas con la salud de Nicole que le impedían quedar embarazada. Con la esperanza de que esto no afectara sus posibilidades, más tarde se les dio una predicción que arruinaría todos sus sueños de formar una familia.

Una enfermedad de por vida

Los pediatras han diagnosticado la trombocitopenia trombótica púrpura de Nicole (TTP), una enfermedad autoinmune que causa coágulos sanguíneos fatales en todo el cuerpo. En ese momento, le dijeron a la adolescente que su condición era una enfermedad grave y potencialmente mortal y que los médicos tenían que actuar rápidamente.

“Llegué a casa del trabajo y Nicole tenía esa expresión en su rostro, como si algo estuviera mal, nunca voy a olvidarlo. Le dije: ‘¿Qué pasa?’ y ella respondió: ‘El médico no cree que podamos tener hijos’. Y, ya sabes, nadie quiere escuchar eso”

Nicole y Kevin estaban abiertos a muchas ideas sobre el crecimiento de su familia, incluida la adopción. Sin embargo, esto también pareció preocupar a la pareja debido a los importantes gastos que les ocasionarían. Después de calcular las facturas, y con la esperanza de que pudiera adoptar a un niño, pronto se hizo evidente que la tarifa de adopción sería demasiado cara para la pareja y descartaron esa posibilidad. Entonces, la pareja centró su atención principalmente en la subrogación.

El obstáculo que se interpuso en el camino de la pareja fue su ubicación. Debido a que los Barattinis viven en Nueva York, el costo de la maternidad subrogada no era su principal problema. La ley prohíbe pagarle a alguien dentro de Nueva York para que actúe como madre sustituta.

Aunque se sintieron mal, Nicole y Kevin lucharon por mantener el ánimo. Una noche de diciembre de 2015, los Barattinis salieron a cenar con sus amigos cercanos, ya que descubrieron que pasar tiempo con ellos les ayudaba a levantar el ánimo. Conocieron a Lianna y Shaun Fives, a quienes habían conocido por más de 20 años. Los Fives ya tenían cinco hijos y simpatizaban con sus amigos, que luchaban con sus problemas de fertilidad. Habiendo tenido tanta suerte con su gran familia, querían ayudar.

El amor de una madre

Hablando de su generosa decisión de ayudar a sus amigos, Lianna dijo: “Tuve la suerte de tener cinco hijos, y todos son increíbles. No podría imaginar mi vida sin ellos. Y ver a esta familia tan digna de sufrir me rompió el corazón.

Al darse cuenta de lo importante que era tener sus propios hijos y el impacto que tuvieron en su propia vida, Lianna quería que sus amigos experimentaran la misma alegría. Lianna esperaba que sus amigos más cercanos tuvieran la misma satisfacción que ella.

Reply