“Yo les decía que la cabecita ya estaba” –Dijo El papá del bebé que perdiò la vida tras caer al suelo al nacer

Sería uno de los días más felices para Claudio Mondragón y su esposa de 26 años, que esperaban la llegada del bebé, se convirtieron en los más trágicos que jamás olvidarán.

La pareja se originó en la ciudad argentina de Urdinarrain, pero se mudó a una clínica privada en Gualeguaychú porque buscaron una mejor atención médica.

Cuando la madre ya estaba en la sala de partos, su bebé “disparó” cayendo al piso sin que ningún miembro del personal médico pudiera reaccionar.

Se golpeó la cabeza con fuerza y ​​perdió la vida.

Mi esposa estaba haciendo trabajo de parto y le pidieron que empujara, que obligara al bebé a salir; y el bebé salió como disparado, y nadie lo agarró y cayó al suelo “, dijo el padre del niño al que llamarían Valentino.

A la partera no le dio tiempo a agarrarlo y la obstetra no reaccionó.

Eso fue lo que sucedió y lo que vimos, vi, mi esposa, partera, obstetra y pediatra estaban allí para recibir al bebé ”, dijo el padre.

El equipo médico introdujo al recién nacido en una incubadora y lo transfirió al hospital público Centenario de Gualeguaychú, el único con el equipo necesario para estos casos.

El director del Centennial Hospital, Hugo Gorla, dijo que Valentino ingresó una hora después del nacimiento.

“venia con un fuerte golpe en la cabeza y, con respiración artificial, fue intubado y realizó un ultrasonido, que se determinó una patología neuroquirúrgica, por lo que consideró la transferencia al Hospital San Roque do Paraná”, dijo Gorla.

Sin embargo, en una traslado , debido a la gravedad del niño, el equipo médico de la ambulancia les ordenó detenerse en Nogoyá para recibir atención de emergencia, pero antes de llegar al hospital confirmaron su fallecimiento.

El juez de garantías Ignacio Telenta autorizó la retención de pruebas en el sanatorio privado para establecer las formas y circunstancias, incluida una grabadora, el registro de nacimientos y el historial médico de la madre del bebé.

Una tragedia dolorosa que nunca debería haber sucedido.

Esperamos que las investigaciones hayan terminado y que los padres encuentren la fuerza que necesitan. ¡Vuela alto, pequeño Valentino!

Reply