El olor del recién nacido provoca un efecto adictivo en el cerebro de las madres

De hecho, es muy normal en las madres porque el olor de sus hijos recién nacidos causa un efecto narcótico en el cerebro, un efecto muy similar al producido por las drogas.

Y además, es adictivo. No hay madre en el mundo que se canse de oler a su bebé … porque huele maravilloso.

La madre se enamora del bebé

Es un acto instintivo que la madre abraza al bebé recién nacido y lo besa … y este es el momento en que madre e hijo se unen para siempre gracias a la naturaleza

.Esto se debe a que la madre y el bebé están cargados de hormonas para maximizar este vínculo … por lo que la naturaleza asegura que la madre cuide a sus hijos y que la supervivencia de la especie siga su curso.

Se dice que el parto es la única cita a ciegas en la que encontrarás el amor de tu vida, y es así. Las madres se enamoran de sus hijos y las hormonas de oxitocina tienen mucho que ver con eso.

Además, la naturaleza hace que el bebé huela, de modo que cuando la madre huele, él siente calma, placer y felicidad, para que no se canse de cuidarlo, pase lo que pase.

Las que acababan de ser madres identificaron rápidamente el olor a bebé y los niveles de dopamina en su cerebro aumentaron (la parte del cerebro que está asociada con la recompensa).

Se activaban las mismas zonas del cerebro al oler el pijama del bebé que cuando olían comidas que les resultaban placenteras.

La dopamina seguía apareciendo en escena… cuando se libera dopamina en el cerebro se disfruta de la sensación igual que cuando se usan drogas… aunque por supuesto, en el primer caso, es de manera natural y sin consecuencias graves para la salud.

La naturaleza se encarga de que el bebé y la madre liberen suficientes hormonas para que desde el momento del nacimiento se cree la unión.

La hormona clave, como se señaló anteriormente, es la oxitocina, conocida como la hormona del amor.

Poco después de que la madre da a luz, su cuerpo experimenta una inundación de esta hormona … tanto que alcanza niveles máximos, más de lo que puede alcanzar en cualquier otro momento de la vida.

 La madre siempre estará al lado de su hijo para cuidarle y protegerle, porque su instinto de madre se acaba de crear y no se romperá con nada en la vida.

Se ha convertido en madre y su hijo formará parte de su corazón mientras ella tenga un aliento de vida.

Reply