Sus senos son tan grandes que se cae al bajar escaleras y quiere hacerlos crecer más.

Foxy Menagerie, de Michigan, es una mujer de 42 años, divorciada y obsesionada con una cirugía que insiste en seguir agrandándose los senos a pesar de caerse de las escaleras porque son demasiado pesados.

Foxy comenzó a someterse a una cirugía hace seis años para renovar su apariencia después del divorcio y no descansará hasta que obtenga lo que considera la imagen “perfecta”.


Actualmente sus senos son doble copa Z, sus implantes miden 6.640 centímetros cúbicos, y planea expandirlos aún más porque quiere parecerse a Jessica Rabbit.

Para Foxy, las cirugías afectan directamente su confianza porque gracias a ellas, puede verse como lo está buscando. Reconoce que le costó mucho llegar a ese punto y no planea regresar.

Sus senos todavía están creciendo porque tiene expansores para alcanzar los 7,000 centímetros cúbicos antes de realizar otras cirugías.

Reply