Mi madre…

Te escribo estas líneas a través, para decirte que mi corazón, impregnado de tristeza, porque ya no estàs conmigo, que ya no puedo abrazarte, lloro tu ausencia, porque he querido tocar tus manos, abrazarte, decirte al oído cuanto te he amado…

Pero tù partida es cruel, lo sabes, porque miles de millas nos separan y yo
deseaba correr a tu lado y en un solo cuerpo verter estas lágrimas de dolor
y tristeza, de soledad, ser una sola para recordar tus risas, tus palabras,
tu fuerte presencia que aún cuando no estés sigues impregnado el hogar de
tu amor y ternura.

Te amo mamá, quisiera que tus suaves manos acaricien mis cabellos como cuando era una niña y me
acunabas con amor, sé que soy ya una mujer, que has partido de mi lado y estàs en un lugar mejor, pero Dios no me preparó para esta ausencia de quien
amo tanto, solo me quedas tú recuerdo, mi dulce ser que me llenó de amor y de palabras
de aliento.

Esta carta la escribo con los ojos llenos de lágrimas, es dura tù partida y más tu ausencia, en las noches me llega tu presencia y solo anhelo cerrar los ojos y dormir para que en mis sueños llegue a mi y me des ese abrazo que tanto me conforta.

Ya no escucharé tu voz en esas largas charlas, no escucharé tus dulces palabras de aliento ni tendré tus besos y amor, pero me queda el consuelo de saber que estás cubierta de amor y belleza, cual ángel bello que cada noche bajará a la tierra y me cubrirá con su níveas alas, que cuidará mis pasos y quitará de mi camino cada piedra que la obstruya.

Tengo que continuar, pero solo ansío ir a tu lado, algùn dìa se que así será, solo te pido me abrigues en tus oraciones que yo también pediré a Dios que estés siempre conmigo aún a pesar de tù partida.

Reply