“No quiero tener hijos, ni ahora ni nunca”, decide ligarse las trompas a los 22 años de edad

“No quiero tener hijos, ni ahora ni nunca”.

Hay gente que siente que su verdadero objetivo en la vida es tener hijos. Pero existen personas para las que es más bien lo contrario. Sin embargo, en pleno siglo XXI, la decisión de una mujer de no tener hijos sigue siendo controvertida en prácticamente todos los sitios del planeta.

Por este motivo, es importante conocer las experiencias de las mujeres que han tomado una decisión de este tipo. Y estos días hay un ejemplo perfecto que se ha convertido en todo un fenómeno viral: el de Ailín Cubelo Naval.

Se trata de una mujer argentina que, a sus 22 años de edad, ha decidido operarse para evitar tener hijos en el futuro, y poder cumplir con otros planes de su vida. Una medida que muchos han considerado demasiado drástica, o imprudente. Una cosa es segura: ha sido de lo más debatida en las redes sociales.

Se informó gracias a un grupo.

Cuando estaba buscando un método seguro, la joven se topo con un grupo en Facebook con más de mil 200 mujeres, en el que la informaron sobre el derecho garantizado amparado por la ley en su país para practicar la ligadura de trompas. “Como a muchas personas el deseo de ser madre es natural, para mí era natural no serlo.

Me ligué las trompas porque no quiero tener hijos, ni ahora ni nunca. Fue ahí que empecé a investigar sobre la ligadura de trompas”, comentó Ailín.

En su camino se encontró con dos ginecólogos diferentes que se negaron a operarla. “Le dije al ginecólogo que quería ligarme y me dijo que no, que volviera en seis, siete meses, que lo pensara mejor porque me veía muy chica. Que tener hijos está bueno, que él tenía dos. Y me pidió una especie de pericia psicológica, como una nota de mi psicóloga que afirmara que estoy en mis cabales. Eso es totalmente ilegal. Me fui llorando del consultorio”, contó Ailín.

Finalmente, se encontró con la profesional correcta, que realizó el procedimiento sin cuestionar sus motivaciones. Ailín optó por la cirugía laparoscópica, en la que se le extrajeron las trompa.

Se trata de una técnica que asegura un menor riesgo de contraer cáncer de ovario en el futuro.

Ha sido muy criticada por su decisión, pero también ha encontrado gente que la ha aplaudido. O mujeres a las que les hubiera gustado hacer lo mismo que ella.

“Me estoy encontrando con muchas personas que comentan “si yo hubiera tenido esa información cuando era joven, no habría tenido hijos”. La maternidad no debería ser una imposición social”, dijo Ailín.

“Yo no juzgo a quienes eligieron ser madres. Creo que es hora de dejar los prejuicios atrás sobre las personas que no queremos reproducirnos. No somos bichos raros, somos un montón que, el día de mañana, no nos vamos a lamentar por haber hecho con nuestra vida lo que queríamos”, zanjó.

Si Ailín comparte su experiencia en Internet, es porque espera servir como referencia a las personas que piensan como ella. Hay que desterrar el estigma de no querer tener hijos, y que las mujeres dejen de ser juzgadas por tomar una decisión similar.

Reply