El bebé que nació sin ojos, fue abandonado y encontró un final feliz

Sasha nació sin globos oculares y su madre lo abandonó cuando se enteró de su enfermedad

Hace un año, Alexander K, también conocido como Sasha, se hizo conocido por haber nacido sin ojos. El bebe ruso, además había sido abandonado por su madre y estaba en búsqueda de una nueva familia, algo que finalmente sucedió.

No para de sonreír: la felicidad del bebé que nació sin ojos tras ser adoptado | Rosario3

Todo comenzó cuando los funcionarios de la ciudad rusa de Tomsk anunciaron que buscaban un nuevo hogar para Sasha y su historia se viralizó en los medios de comunicación. Las fotos del pequeño enternecieron a la comunidad, y rápidamente comenzaron a caer solicitudes de personas ansiosas por adoptarlo, según informó el Siberian Time

Sasha finalmente encontró un final feliz
Sasha finalmente encontró un final feliz Crédito: Siberian Times

Sasha había sido abandonado por su madre en cuanto se enteró de su enfermedad. El bebé sufre una forma extrema del síndrome de anoftalmia SOX2 y nació sin globos oculares. Según explicaron los médicos, es uno de los tres niños en el mundo que no tiene ojos. A pesar de que no podrá ver nunca, no tiene ninguna otra condición asociada.

Hace un año, una médica que lo conoció, indicó: “Sasha se somete a todos los controles y pruebas regulares como cualquier otro bebé de su edad. Él lo está haciendo bien”.

Antes de conocer a su nueva familia, Sasha era muy cercano a la enfermera del orfanato, quien se encargaba de élAntes de conocer a su familia adoptiva, la persona más cercana a Sasha era una enfermera del orfanato especializado en niños de Tomsk, quien se dedicó de lleno al menor y lo llevó a San Petersburgo, donde los médicos implantaron con éxito pequeños orbes oculares para asegurarse de que su rostro no se deforme. Sasha tendrá que tener nuevos orbes protésicos, cada vez un poco más grandes que antes, implantados cada seis meses.

“No es diferente a los demás niños, juega y sonríe como cualquier bebé sano. Le encanta jugar y le encanta nadar, es un bebé muy alegre “, contó la enfermera.

Sasha ahora tiene un hogar

Finalmente, en diciembre pasado Sasha encontró a sus tutores oficiales. “Fue atendido por una familia rusa de una ciudad diferente”, afirmó un funcionario de cuidado infantil de Tomsk, quien añadió; “Estamos muy felices por el bebé Sasha y le deseamos a él y a sus padres todo lo mejor”.

Reply